Los 38 artículos de que se compone el nuevo reglamento de la Corte Española de Arbitraje del Consejo de Cámaras de Comercio parecen haber sido redactados bajo un espíritu común: el afán por la agilidad. No en vano, como recordó ayer durante la presentación del texto Javier Gómez-Navarro, presidente del Consejo de Cámaras, la justicia ordinaria no puede satisfacer, por falta de medios y de tiempo, la necesidades de celeridad del mundo empresarial y económico, por lo que es necesario potenciar un sistema arbitral en el que se unan la rapidez y la calidad.

A ese diagnóstico se unió Fernando de Rosa, vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, quien reconoció en la presentación que una sentencia judicial que tarda ocho años en dictarse no satisface a nadie.Leer noticia completa en: Diario Cinco Dias